La obesidad es un problema de salud pública a nivel mundial y tristemente México, ocupa el primer lugar en obesidad infantil y el segundo en obesidad del adulto.

En el mundo, cerca de 1 400 millones de adultos tienen sobrepeso y 500 millones obesidad.

Pero ¿sabes cuál es la definición de sobrepeso y obesidad? El sobrepeso y la obesidad se definen como una acumulación anormal o excesiva de grasa. Y existe un indicador clave que ayuda a determinar el exceso de grasa en el cuerpo.

Este indicador ayuda a clasificar a la persona en bajo peso, normal, obesidad, obesidad II y obesidad III y se llama índice de masa corporal (IMC). Éste se calcula con la relación que existe entre el peso y la talla de la persona y se calcula dividiendo el peso de la persona en kilos entre su talla en metros cuadrados: (kg/m2)

OBESIDAD-y-BPL1-b

El riesgo no es únicamente llegar a un nivel de obesidad III, si no que, por simplemente tener obesidad aumenta significativamente el riesgo de presentar otras enfermedades como diabetes, hipertensión, colesterol alto, daño renal, entre otras.

Hoy en día, existen medicamentos que ayudan a las personas a bajar de peso, sin embargo, todos tienen fuertes efectos secundarios, desde presentar deshidratación y descompensación de vitaminas, minerales entre otras, por presentar diarreas; otro efecto no deseado es el goteo de grasa involuntario que obliga a la persona a no poder salir de casa por temor a manchar su ropa, hasta trastornos a nivel sistema nervioso central, ya que bloquean la señal de apetito, que ocasionan incluso una fuerte dependencia al medicamento causando adicción. Además que con todos existe el efecto rebote.

Es por esto por lo que se han investigado distintas alternativas para ayudar al paciente con sobrepeso y obesidad a tratar esta enfermedad de la mejor forma y se ha llegado a la conclusión que el manipular la composición de la microbiota intestinal, puede ser una gran opción para estos pacientes. Es una alternativa que no causa ningún efecto secundario, es totalmente natural, pues recuerda, la microbiota intestinal es el conjunto de microorganismos que habitan en tu cuerpo y que realiza funciones benéficas para la salud.

La mejor forma de modificar la microbiota intestinal, es a través de probióticos. Éstos son microorganismos vivos que cuando se administran en cantidades adecuadas confieren un beneficio a la salud. Recuerda que no todos los probióticos son iguales ni tienen el mismo efeto.

Se ha investigado una cepa probiótica llamada Bifidobacterium lactis BPL1® que ha demostrado tener un beneficio directo en la grasa abdominal. Éste probiótico tiene la capacidad de disminuir el IMC y la circunferencia de cintura. Este probiótico cuenta con certificados internacionales que lo avalan como seguro para uso en humanos, es decir, se puede dar en niños a partir de 5 años, incluso en mujeres embarazadas o en post parto, con personas con Diabetes y otras enfermedades metabólicas.

El uso de probióticos específicos, con evidencia en reducción de grasa, son una gran alternativa para ayudar a aquellos pacientes con sobrepeso y obesidad, de una forma segura, sin efectos secundarios y eficaz.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × 4 =