Hemos hablado sobre la microbiota intestinal, pero sabes, ¿en qué momento de la vida la adquirimos y qué función tienen en el recién nacido?

La microbiota intestinal es el conjunto de microorganismos que viven en el intestino. Estos microorganismos mantienen una relación simbiótica, ganar, ganar, con el individuo. La microbiota ayuda en múltiples procesos digestivos por ejemplo, en la fermentación de los alimentos como carbohidratos, en la absorción de vitaminas y uno sumamente importante, en el desarrollo y maduración del sistema inmune a través de la mucosa gastrointestinal.

Recuerda que, al momento del nacimiento, el recién nacido cuenta con un sistema inmune completo, pero relativamente inmaduro.

El proceso de madurez del sistema inmune es clave, y la microbiota intestinal juega un papel clave en este proceso.  Cuando el cuerpo del recién nacido detecta estas bacterias buenas del intestino, empieza a estimular los receptos del sistema inmune, que son los encargados de reconocer cuando una bacteria o virus es bueno no dañino para el organismo.

La forma en que el cuerpo del bebé va a desarrollar su sistema inmune, dependerá de la cantidad, calidad y diversidad de microorganismos que tenga en su microbiota intestinal.

De acuerdo con la Dra. Yufang Lin, del Center for Integrative Medicine en Cleveland Clinic. "El 80% del sistema inmunológico está en el intestino, así que cuando está sano, solemos ser capaces de combatir las infecciones más rápido y mejor, cuando no lo está, nuestro sistema inmunológico es más débil y menos capaz de combatir una infección".

Recordemos que la microbiota intestinal la adquirimos desde el momento del parto colonizándose por las bacterias del tracto vaginal de la madre y posteriormente por la leche materna y esta composición va a variar dependiendo de diversas situaciones, empezando por la vía del nacimiento, por ejemplo, si el bebé nace por cesárea, la diversidad de la microbiota intestinal será menor, al igual que si es alimentado por fórmula. Y otros factores como el uso de medicamentos.

La composición de la microbiota intestinal constantemente va evolucionando y es hasta los 3 años que se parece más a la de los adultos. Es por esto, que es sumamente importante cuidar el desarrollo de su microbiota intestinal procurando que tenga una gran diversidad de microorganismos buenos, lo cual se puede conseguir con el uso de probióticos específicos.

Puedes encontrar cepas probióticas específicas adecuadas desde el primer día de nacido de tu bebé como la combinación de Bidifobacterium lactis BB-12® y Lactobacillus rhamnosus LGG® que tienen evidencia en desarrollar el sistema inmune del bebé, ya sea prematuro o no, y en fortalecerlo, es decir, aumentan el número de anticuerpos en el organismo, que son los que nos defienden de las bacterias dañinas.

Los probióticos han sido grandes aliados para mejorar la salud de quien los consume, recuerda, no todos los probióticos son iguales, elige los más estudiados para el beneficio que estás buscando.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 − 4 =