Anteriormente se creía que la grasa corporal o tejido adiposo sólo funcionaba como protector y aislante de los órganos del cuerpo; sin embargo, diversos estudios encontraron que también tiene funciones metabólicas es decir produce diversas sustancias que participan en las actividades que los órganos y sistemas del cuerpo llevan a cabo y que permiten que nuestro cuerpo trabaje adecuadamente.

Es importante mencionar que la obesidad es la acumulación excesiva de grasa corporal.

El desarrollo de Diabetes tipo 2 (DT2) en las personas con obesidad se determina por una combinación entre la disminución de secreción de insulina y la resistencia a la misma es decir no se aprovecha la insulina adecuadamente en el cuerpo. Se puede decir que la relación entre la obesidad y la DT2 se conoce como resistencia a la insulina, es importante destacar que esta hormona es la que regula los niveles de azúcar en la sangre, condición que se presenta cuando el cuerpo no es capaz de aprovecharla y por ello los niveles de glucosa no disminuyen en sangre a pesar de presentarse en cantidad suficiente o incluso mayor a lo normal.

Cuando una persona vive con obesidad y además diabetes, el número de adipocinas (proteínas producidas por el tejido adiposo que tienen influencia sobre la sensibilidad a la insulina) también aumentarán provocando que esta resistencia empeore.

Inclusive se sabe que la ubicación de la grasa corporal también influye en el desarrollo de enfermedades, principalmente cuando se encuentra en el abdomen; y está zona es la que aloja la mayor parte de nuestros órganos y por ello los afecta directamente.

Una pérdida de peso moderada y sostenida en el tiempo puede mejorar la acción de la insulina, disminuir las concentraciones de glucosa en ayunas y reducir la necesidad de algunos medicamentos para la diabetes.

Cuando se vive con Diabetes es indispensable mantener un peso saludable para lograr una buena calidad de vida. Con dieta, ejercicio y modificación del comportamiento se puede tratar con éxito la obesidad y la diabetes, y puede haber algunos aliados como suplementos que ayuden a estas afectaciones, sin embargo, es necesario que se acuda con el profesional de la salud especialista en el tema para que pueda proporcionar una mayor orientación al respecto.

Un estilo de vida saludable con alimentación correcta y actividad física regular mejorara tu salud.

Recuerda salud general desde la salud digestiva.

Referencias:

  1. Heymsfield S, Wadden T. Mechanisms, Pathophysiology, and Management of Obesity. New England Journal of Medicine. 2017;376(15):1490-1492.
  2. Algoblan A, Alalfi M, Khan M. Mechanism linking diabetes mellitus and obesity. Diabetes, Metabolic Syndrome and Obesity: Targets and Therapy. 2014;:587.
  3. Rosen E, Spiegelman B. What We Talk About When We Talk About Fat. 2014;156(1-2):20-44.
  4. Hajer G, van Haeften T, Visseren F. Adipose tissue dysfunction in obesity, diabetes, and vascular diseases. European Heart Journal. 2008;29(24):2959-2971.

Please follow and like us:

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

once + 11 =