La gastroenteritis se refiere a una infección en el estómago e intestinos y la mayoría de los casos de gastroenteritis se presenta como diarrea de inicio agudo. La diarrea generalmente se define como el paso de heces anormalmente líquidas o no formadas en mayor cantidad y frecuencia. Cuando la diarrea es causada por una fuente de infección y se acompaña de náusea, vómito y dolor abdominal se conoce como diarrea infecciosa. Sin embargo, el microorganismo que causa la infección rara vez se confirma en la clínica. La diarrea se define como aguda si dura 14 días o menos, que es el caso de la mayoría de las diarreas infecciosas.1

En general, las gastroenteritis agudas mejoran de forma espontánea y no requieren de tratamiento antibiótico. El uso inapropiado de antibióticos puede causar diarrea asociada a los antibióticos u otras complicaciones y también pueden conducir a la resistencia a los antibióticos a largo plazo.

Etiología

Los posibles patógenos se pueden estimar en función de las características epidemiológicas (tabla 1).

Tabla 1 Factores epidemiológicos asociados con patógenos de la diarrea. ETEC, E. coli enterotoxigénica; STEC, E. coli productora de toxina Shiga; C. difficile, Clostridium difficile.

La diarrea del viajero es una enfermedad común asociada con los viajes y se observa en el 30 a 70% de los viajeros dependiendo de la zona y estación; es más comúnmente causada por E. coli, Campylobacter jejuni, Shigella y Salmonella.

Diagnóstico

Se deben realizar pruebas de heces para Salmonella, Shigella, Campylobacter, Yersinia, C. difficile y STEC en personas con diarrea acompañada de fiebre, heces sanguinolentas o mucoides, calambres abdominales intensos o dolor a la palpación o signos de sepsis (recomendación fuerte). Para E. coli productora de toxina Shiga (STEC-O157) debe evaluarse mediante cultivo y STEC no O157 debe ser detectado por toxina Shiga o ensayos genómicos (recomendación fuerte).

Las pruebas de heces deben realizarse bajo la sospecha de Salmonella, Shigella, Campylobacter, Yersinia, C. difficile y STEC en pacientes sintomáticos. Se debe realizar una prueba específicamente para Yersinia enterocolítica en personas con persistencia de dolor abdominal (especialmente en niños en edad escolar con dolor en el cuadrante inferior derecho que simula apendicitis que pueden tener adenitis mesentérica) y en personas con fiebre con riesgo epidemiológico de yersiniosis, incluidos los bebés con exposición directa o indirecta a productos de cerdo crudos o poco cocidos.

Las pruebas diagnósticas no se recomiendan en la mayoría de los casos de diarrea del viajero sin complicaciones a menos que el tratamiento esté indicado.2 En los viajeros con diarrea de 14 días de duración o más se deben detectar infecciones parasitarias intestinales2(recomendación fuerte).

No se recomienda la prueba de leucocitos o lactoferrina en heces para identificar la causa de la diarrea infecciosa aguda.2

Tratamiento

La diarrea acuosa aguda a menudo es de etiología viral (norovirus, rotavirus y adenovirus). Incluso cuando son de etiología bacteriana, los síntomas a menudo mejoran espontáneamente sin tratamiento y este no necesariamente acorta la duración de los síntomas.

Considerando los efectos secundarios y el costo de los antibióticos, así como la resistencia a los antibióticos, el tratamiento con estos no ofrece mucho beneficio.1 Por lo tanto, en la mayoría de las personas con diarrea acuosa aguda y sin antecedentes de viajes recientes no se recomienda el tratamiento antimicrobiano empírico2 (tabla 3; recomendación fuerte). Se puede hacer una excepción en las personas que están inmunodeprimidas o bebés pequeños clínicamente mal.

Tabla 3 Indicaciones del tratamiento antibiótico empírico para la diarrea infecciosa aguda.

Agentes antidiarreicos

En el 2008 se publicó un metaanálisis de estudios en los que se analizó el uso de antibióticos con el complemento de loperamida (tabla 4). Hubo seis estudios que compararon antibiótico solo con el mismo régimen antibiótico combinado con loperamida. En esta revisión sistemática,3 las probabilidades de curación clínica se evaluaron a las 24 horas en lugar de a las 72 horas. Todos los estudios excepto uno mostraron un efecto positivo del tratamiento cuando se combinó loperamida con un antibiótico en comparación con un antibiótico solo. El tiempo transcurrido hasta la última deposición no formada se redujo de 30 horas con un antibiótico solo a aproximadamente 12 horas con loperamida añadida. El estudio que no demostró ningún efecto del tratamiento combinado se llevó a cabo en Tailandia, donde se sabe que predominan las infecciones por Campylobacter y existe una resistencia generalizada a las fluoroquinolonas.3

Antibióticos orales

En pacientes con diarrea bacteriana aguda se ha demostrado que los antibióticos acortan el tiempo desde el inicio del tratamiento hasta que se eliminan las últimas heces no formadas en 1 a 3 días en comparación con placebo (tabla 5).

Las fluoroquinolonas (ciprofloxacino o levofloxacino) han sido los principales antibióticos de elección.3 Sin embargo, por ejemplo, la mayoría de las bacterias Campylobacter son resistentes a las fluoroquinolonas y se recomienda el uso de macrólidos como azitromicina para el tratamiento de este tipo de infección.

Es preferible un esquema de dosis única como se muestra en estudios que demuestran que los esquemas una vez al día son tan eficaces como un tratamiento de 3 días para la diarrea del viajero debido a patógenos no invasivos, que comprende la mayoría de los casos.3

En cuatro ensayos controlados aleatorios (ECA) que compararon la eficacia de azitromicina frente a fluoroquinolonas en el tratamiento de la diarrea del viajero, no se observaron diferencias intergrupales.

El manejo clínico de la diarrea aguda infecciosa adecuado es crucial, y los nuevos métodos de diagnóstico están cambiando el enfoque del tratamiento y pueden ofrecer una oportunidad para emplear estrategias de prueba para tratar con mejores resultados y evitando antibióticos innecesarios. Los antibióticos de dosis única con loperamida para la diarrea del viajero acuosa han mostrado la mayor eficacia y, en general, se toleran bien3.

Te recomendamos: Utilidad de los probióticos durante y después el uso de antibióticos.

En la mayoría de los casos, la enfermedad diarreica aguda en el mundo desarrollado es viral y no requiere tratamiento con antibióticos; sin embargo, la enfermedad grave, la diarrea sanguinolenta y la diarrea de mayor duración deben diagnosticarse y tratarse adecuadamente.

Consulta a tu médico.

Referencias

  1. Kim YJ, Park KH, Park DA, Park J, Bang BW et al. Guideline for the Antibiotic Use in Acute Gastroenteritis. Infection & chemotherapy, 2019;51(2):217–243. https://doi.org/10.3947/ic.2019.51.2.217.
  2.  Shane AL, Mody RK, Crump JA, Tarr PI et al. 2017 Infectious Diseases Society of America Clinical Practice Guidelines for the Diagnosis and Management of Infectious Diarrhea. Clinical infectious diseases : an official publication of the Infectious Diseases Society of America, 2017;65(12):e45–e80. https://doi.org/10.1093/cid/cix669.
  3. Riddle MS. Current management of acute diarrheal infections in adults. Polish archives of internal medicine, 2018;128(11):685–692. https://doi.org/10.20452/pamw.4363
Please follow and like us:

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 − 2 =