4 nutrientes que incrementan las defensas

Sin lugar a dudas, la dieta juega un papel preponderante en el sistema inmune, que cuando está en óptimas condiciones, realiza un trabajo notable al actuar como línea de defensa frente a microorganismos causantes de enfermedades.

Las personas que viven en pobreza extrema o están desnutridas, son más susceptibles a las enfermedades infecciosas, de acuerdo a múltiples estudios. También existe evidencia que la deficiencia de ciertos micronutrientes crea un impacto desfavorable en el sistema inmune, de acuerdo con Harvard Medical School.

Así que lo ideal sería tratar de llevar una dieta variada y rica en micronutrientes. Conoce las habilidades de algunos de ellos:

  • Antioxidantes, neutralizan a los radicales libres que atacan las proteínas, grasas y el ADN de las células, lo cual acelera el proceso de envejecimiento. Además una cantidad excesiva de radicales libres en el cuerpo, causa estrés oxidativo y daña las células, provocando que la persona sea más susceptible a enfermedades, según Harvard T.H.Chan. Por ello son auxiliares en el tratamiento de enfermedades degenerativas como el Alzheimer o el Parkinson. Es fácil obtenerlos de verduras ricas en vitamina C, como el brócoli, coles de Bruselas, coliflor y kale.
  • Cobre, desarrolla un papel fundamental en la producción de glóbulos rojos, y el mantenimiento de las células nerviosas. Ante su deficiencia se reduce la producción de glóbulos blancos, que son indispensables para luchar contra las infecciones, de acuerdo con Oregon State University. Entre las fuentes de este mineral se encuentra el hígado, avellanas, cangrejo, lentejas y almejas.
  • Hierro, un artículo publicado en Frontiers in Pharmacology, sugiere que aumenta la resistencia del sistema inmune, para luchar contra enfermedades infecciosas. También aporta energía al organismo, por lo que combate la fatiga y es recomendado para los atletas. Obtenlo de alubias, garbanzos y carne.

Probióticos, al consumirlos se estimula el sistema inmunológico, de la mucosa gastrointestinal al reforzar su función de barrera. Incluso modulan la microbiota intestinal al conservar el equilibrio y suprimir el crecimiento de bacterias patógenas, según el artículo Beneficial Effects of Probiotic Consumption on the Immune System. Se ha comprobado que las cepas Lactobacillus rhamnosus LGG y Bifidobacterium animalis Bb12, que se encuentran en suplementos, podrían mejorar el sistema inmune de la mucosa intestinal al aumentar el número de células IgA, que funcionan como anticuerpos, de acuerdo con el estudio Rabia Ashraf & Nagendra P. Shah (2014) Immune System Stimulation by Probiotic Microorganisms, Critical Reviews in Food Science and Nutrition.

 

#ColumbiaSiempreContigo

 

Please follow and like us:

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × uno =