Seguramente ya te habrás enterado de que ha iniciado la Campaña Nacional de Vacunación contra la Influenza. Pero ¿estás pensando si te conviene vacunarte por lo que has escuchado sobre las reacciones adversas o secundarias que pudieras presentar si lo haces?

Existen muchos mitos alrededor de la vacuna contra la influenza y aquí te los especificamos y te damos una respuesta.

Posiblemente has escuchado que la vacuna contra la influenza causa influenza. Esto es falso; existen dos tipos de vacuna en México, una se identifica como inactivada, es decir, es el virus muerto el cual es incapaz de producir la enfermedad, y la otra, es recombinante, es decir, artificial. Al ninguna contener el virus vivo, es imposible que la vacuna pueda causar influenza.

Existe otro mito muy frecuente que es, la vacuna te provoca una gripa muy fuerte, posiblemente nunca la habías presentado.

Se sabe que los efectos adversos más frecuentes de la influenza pueden ser: dolor en el sitio de la aplicación, dolor de cabeza, dolor de cuerpo, de garganta, malestar en general, congestión nadal y fiebre. Sin embargo, no son graves, son pasajeras que en 3 días se quitan.

Lo que puede pasar es que, si fuiste contagiado antes o cuando fuiste vacunado de gripa por el virus de la influenza o por cualquier otro virus respiratorio, es posible te de una gripa grave, sin embargo, esto no será a causa de la vacuna.

Como puedes ver, los efectos que presenta una persona con influenza se parecen mucho a los que presenta una persona infectada por COVID-19. Por eso es de vital importancia aplicar la vacuna contra la influenza para lograr descartar esta enfermedad.

Por otro lado, se piensa que la infección por influenza no es tan grave como se dice, sin embargo, puede causar hospitalización, infartos cardiacos, hasta la muerte.

El virus de la influenza está presente principalmente en invierno y primavera, afecta a toda la población. Cada año el virus muta, es decir, cambia, es por esto por lo que es indispensable vacunarse cada año, porque, así como el virus cambia, la vacuna también. Los tipos de influenza por los que te protegerá la vacuna son: H1N1, H3N2 y B.

Si tengo gripa, no me puedo vacunar. Este es otro mito. No importa si está enfermo, la sugerencia es que te vacunes.

Y, por último, si me da influenza, mi cuerpo generará anticuerpos de por vida, por eso no me vacuno. Falso, tu cuerpo no genera anticuerpos de por vida. Si te arriesgas, está la posibilidad que te de grave, mejor vacúnate.

Puedes preparar a tu cuerpo para recibir de mejor forma la vacuna, lo ideal es tener tu sistema inmune alerta, para esto, te sugerimos te alimentes bien y te suplementes con probióticos específicos que activarán tu sistema inmune, como la combinación de cepas BB-12® y L. CASEI 431® que, al consumirlos 2 semanas consecutivas previas a la vacunación, aumentará al doble tus defensas y tu cuerpo recibirá mejor la vacuna. Además, si te da gripa, éste probiótico te disminuirá los síntomas y días de resfriado común.

 

Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 − 6 =