Próximamente empezará la temporada de vacunación por influenza y deberemos preparar a nuestro cuerpo para recibirla.

Como sabes, una vacuna es cualquier preparación destinada a generar inmunidad contra una enfermedad estimulando la producción de anticuerpos, éstos son las defensas de nuestro cuerpo.

El papel del sistema inmune es crucial cuando hablamos de vacunación, pero, debes saber, que el sistema inmune se origina en un 80% en el intestino, específicamente a través de la microbiota intestinal.

La microbiota intestinal es el conjunto de microorganismos vivos que habitan en un lugar determinado de nuestro cuerpo, y dependerá de lugar del que estemos hablando, será como se le denomine. Por ejemplo, al conjunto de microorganismos de la boca se le denomina microbiota oral, a la de la piel, microbiota de la piel, por lo que a la del intestino es microbiota intestinal.

Esta última es la que ha cobrado mayor interés científico pues es la más densamente poblada y la que se ha estudiado pues está relacionada con una infinidad de enfermedades, por lo que, tener una microbiota intestinal equilibrada, es igual a tener un sistema inmune alerta y listo para actuar, así como para evitar la presencia de diversas enfermedades.

Existen probióticos que actuarán directamente en la microbiota intestinal que apoyarán a mejorar la respuesta del sistema inmune incrementando el número de anticuerpos en la sangre que son los que nos ayudarán a combatir las infecciones por virus o bacterias.

En este caso específico, hablando de la vacuna por influenza, el tener altos los niveles de anticuerpos, te ayudará a recibirla mejor, es decir, tendrás menos probabilidad de presentar una reacción adversa.

Específicamente se han evaluado a los probióticos BB-12 en combinación con L. Casei 431 que han demostrado duplicar los niveles de anticuerpos en sangre, disminuir la presencia de infecciones respiratorias, y en caso de presentarlas, disminuye los días y síntomas del resfriado común.

Así que, no lo dudes y vacúnate con un sistema inmune preparado. Ocupa los probióticos que actúan en el sistema inmune a tu favor para cubrir dicho objetivo.

 

Bibliografía

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *