LOGRA QUE COMA

Logra que coma 

LOGRA QUE COMA TODOS SUS ALIMENTOS TU BEBÉ

Una vez que llega a la edad de 12 y hasta 24 meses, ya está permitido en su dieta una variedad de alimentos; sin embargo, puede ser toda una batalla campal lograr que los ingiera. Sólo debes implementar algunas estrategias para que lo haga sin oponer resistencia. 

Claves

Existen muchos caminos para hacer que tu bebé ingiera sus alimentos sin esa lucha constante que hacen que este momento del día sea tedioso y pesado para ti y para él.

Te damos unas pequeñas claves para que puedas ir mejorando esta rutina diaria.

  • Fuera combates: deja que decida el momento para comer, lo importante es que le ofrezcas platillos equilibrados. No lo obligues, evitarás que asocie la hora de la comida con una tarea tediosa. Cuando dejes de inspeccionar lo que consume se olvidarán las peleas. 
  • Disfraza la actividad: ¿no quiere comer con el tenedor o la cuchara? Prueba a preparar alimentos que logre tomar con sus manos, como trozos de queso, pasta en forma de espirales, tiritas de jícama o zanahoria, entre los ocho y 10 meses. Cuando cumpla 15 o 18 meses será capaz de agarrar los cubiertos y no le ofrezcas ayuda, es parte de generarle seguridad en sí mismo. 
  • Pequeños bocadillos: aprende a ser flexible con un niño, tal vez puedas permitirle comer algún bocadito entre comidas; por ejemplo, un platito con bolitas de melón o una galleta untada con guacamole. Dos balas perdidas en el día entre comidas serán suficiente. 
  • Ideas únicas: ante un nene quisquilloso, lo mejor es sacar las habilidades creativas y presentar los platillos de forma diferente. Cortar trozos de carne o verduras en forma de figuritas, obra milagros. 
  • Deja de contar: no te obsesiones contando cada alimento que ingiere o que deja, el apetito de los infantes es variable día a día. A menos que hayas sacado tu artillería pesada y veas que el plato sigue intacto más de dos días, acude con el médico para un chequeo. 
  • Cuida su microbiota: de ella depende que tenga un sistema inmunológico fuerte, así que puedes ofrecerle un batido, con yogur y frutos rojos ricos en probióticos y antioxidantes, que mantienen en equilibrio las bacterias benéficas; lo cual puede reducir probabilidades de sufrir alergias, de acuerdo con International Scientific Association for Probiotics and Prebiotics. 
  • Nunca te rindas: probablemente ya le serviste cuatro veces espárragos y no logras que los mastique, espera unas dos semanas y vuelve a insistir.
  • Atención a las porciones: recuerda que las dosis que comen los infantes son pequeñas, no lo abrumes con grandes raciones. Medir las cantidades no requiere de cinta métrica o báscula, es suficiente con hacer ciertas comparaciones: 

Proteína: carne, pescado o aves del tamaño de la palma de su mano. 

Pan: del tamaño de una portada de CD. 

Frutas: una pelota de tenis. 

Grasas: aguacate o crema de cacahuate, una pelota de ping pong. 

Ensalada o verduras picadas: la mitad de una pelota de básquetbol. 

Papas o camote cocidos: del tamaño de un ratón de computadora. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *