EVITAR EL DOLOR DE CABEZA TRAS EL EJERCICIO

Evita el dolor de cabeza tras el ejercicio 

Es muy común que después de una sesión extenuante de ejercicio, se presente dolor de cabeza. De acuerdo con Mayo Clinic, se le conoce como dolor de cabeza por esfuerzo primario; algunas actividades asociadas a este malestar son: correr, remar, nadar, levantar pesas y jugar tenis. 

Un estudio publicado en Cephalalgia realizado entre 1800 personas de Noruega, encontró que aproximadamente el 12 por ciento de los participantes, habían sufrido al menos un dolor de cabeza en su vida, como consecuencia de una sesión de ejercicio intensa.

¿Cuáles son sus síntomas? 

Aparecen tras una fuerte sesión de ejercicio o incluso durante su práctica. La molestia es palpitante y por lo general, se presenta en ambos lados de la cabeza. Pueden tener una duración de cinco minutos hasta 48 horas, de acuerdo con un estudio publicado en la revista Current pain and headaches reports. 

Una teoría sobre lo que ocurre, menciona que mientras realizas ejercicio aumenta tu ritmo cardíaco, al tiempo que las demandas de oxígeno en los músculos y el cerebro, por lo que los vasos sanguíneos se dilatan, para aumentar la circulación. 

Ese repentino cambio, podría aumentar la presión en los vasos sanguíneos del cerebro y producir el dolor de cabeza. No cuidar la posición mientras se realiza el ejercicio, suele ser otro detonante, al igual que la elevación de la presión arterial. 

Tips para evitarlos 

Algunas recomendaciones pueden evitar esta molestia, para que no desistas en tu propósito de ejercitarte: 

  • Inicia siempre con el calentamiento, al menos camina a trote moderado por cinco minutos o realiza movimientos de estiramiento, antes de empezar con las pesas. Nunca comiences con un entrenamiento vigoroso. 
  • Si eres principiante, aumenta de nivel tus rutinas paulatinamente. No quieras correr un maratón durante las primeras semanas. Deja que tu cuerpo se acostumbre a las demandas del ejercicio poco a poco. 
  • Asegúrate de tener una técnica precisa, lo que implica cuidar la postura, tomar las pesas adecuadamente y no excederte en los pesos, los cuales también debes incrementar paulatinamente. 
  • No olvides mantenerte hidratada durante el entrenamiento. La American Migraine Foundation, sugiere vigilar que tu boca no esté seca, mientras sudas copiosamente, pues es una señal de que a tu cuerpo le falta agua. 
  • Come un bocadillo entre 30 y 60 minutos, antes de iniciar tu sesión de ejercicio, ya que durante el ejercicio, los niveles de azúcar descenderán en la sangre y es importante que tu cuerpo, tenga la energía necesaria para continuar. Un licuado con proteína, un yogur líquido o una barra de granola son excelentes opciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *