A SALVO EN EL AUTO

A salvo en el auto 

Sin importar que llore, viaja más seguro en un auto asiento, en la parte trasera del automóvil. Su uso en conjunto con los sistemas de retención, que poseen reduce entre un 50 y 80% de las lesiones mortales en niños, ante un accidente de tránsito. 

Está comprobado que la mayoría de los percances, ocurren en viajes cortos, por ello es importante que sin importar a donde te dirijas, te asegures que la silla vaya correctamente ajustada, con lo cual resultará eficiente en caso de coalición. 

A continuación algunas sugerencias que lograrán, vaya tranquilo en el asiento trasero: 

  • Es verdad que las sillas de auto, fueron diseñadas para usarlas en él; sin embargo, llevarla a la casa algunos días y colocarlo en ella, ayudará a que se acostumbre. 
  • ¿Siempre viaja feliz, pero está resfriado y llora sin parar? Probablemente tenga infección en los oídos, es una buena idea llevarlo al pediatra, para descartar o confirmar el diagnóstico. Si se jala las orejas, es otro síntoma que indica problema en la zona. 
  • Tal vez tu dulce voz lo calme, tendrá el mismo efecto que un abrazo, de acuerdo a un estudio publicado en la revista Proceedings of the Royal Society del Reino Unido. El angelito liberará oxitocina e inhibirá la producción de cortisol, que se genera en situaciones de estrés. Así que cuéntale una dulce historia. 
  • Carga un USB con canciones calmantes, para que lo puedas conectar al radio del auto o simplemente guárdalas en tu teléfono inteligente, los sonidos llamarán su atención. 
  • Coloca una caja con juguetes al lado de la silla, podrás pasarlos rápidamente. Busca aquellos de colores vibrantes o con sonidos. Úsalos sólo para el auto. 
  • Por lo general está tranquilo cuando trae el chupón en la boca, prueba a dárselo, el resultado te sorprenderá. 
  • Es vital que vaya ajustado en el asiento, pero verifica que no le aprieten los cinturones. Sólo debes dejar dos dedos de espacio entre él y ellos, para que pueda moverse y también estará sujeto. 
  • Comprueba que la luz del sol no moleste su rostro, es sencillo colocar mallas en las ventanas, que disminuirán la intensidad de los rayos. 
  • Trata de no efectuar viajes en los horarios que normalmente come, pues con frecuencia su llanto, podrá ser porque se encuentra hambriento. 
  • Tampoco realices largos recorridos con él; es decir, no vayas al súper, a la tintorería y a visitar a una amiga, en una mañana. Recuerda que salir de sus rutinas lo hace sentir inseguro. 
  • Vigila que no vaya demasiado cobijado o tenga frío, las temperaturas inadecuadas también lo irritan. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *