5 alimentos para el desayuno y la microbiota intestinal

¿Sabías que la microbiota intestinal tiene una diversidad de procesos a realizar en tu organismo? En efecto se encarga de recolectar energía de los alimentos, optimizar el tránsito intestinal y reforzar la barrera de protección, para evitar que ingresen o se adhieran virus patógenos a los intestinos; además sintetiza vitaminas y hormonas, de acuerdo a International Scientific Association for Probiotics and Prebiotics.

La microbiota no siempre tiene la misma composición, en realidad cambia constantemente debido a los alimentos que ingieres. Obvio si la calidad de lo que consumes no es bueno, además de producir diarrea, también es posible que se cree inflamación intestinal e incluso obesidad, a largo plazo.

Por ello es importante cuidar lo que comes, podrías empezar por un excelente desayuno balanceado para romper con el ayuno nocturno. Recuerda que durante la noche el cuerpo usa las reservas de energía para las funciones de reparación, por tanto el desayuno es vital para aportarle una nueva dotación de nutrientes.

Incluso un estudio realizado por la American Society for Nutrition, ha determinado que el desayuno es vital para evitar la obesidad, pues si es rico en fibra y nutrientes mejora la sensibilidad a la insulina, con lo que evita la necesidad de comer entre comidas, al aumentar la saciedad y reducir la ingesta de calorías.

Inclusive saltarse el desayuno incrementa el riesgo de padecer diabetes tipo 2, de acuerdo  a un estudio publicado en The Journal of Nutrition. Lo ideal es que esta primer comida tenga nutrientes saludables que te aporten energía y de paso mantengan en equilibrio tu microbiota intestinal.

5 nutrientes para el desayuno

  1. Fresas: poseen antioxidantes que mejoran la salud intestinal, pues reducen la inflamación, de acuerdo a una nueva investigación realizada por la Universidad de Massachussets. Para obtener sus beneficios deben formar parte de la dieta habitual, la dosis recomendada es de 250 g diarios, aproximadamente una taza, que puede ser el complemento de un batido.
  2. Aguacate: rico en fibra y nutrientes esenciales como el potasio que mejora la digestión, no genera gases como otros frutos gracias a su bajo nivel de fructuosa, de acuerdo a Johns Hopkins Medicine. Cómelo en una rebanada de pan integral.
  3. Frijoles: son una fuente de proteínas y ácido fólico, en especial los negros tienen un índice glicémico bajo, a pesar de que son ricos en carbohidratos, evitan se eleven los niveles de azúcar en la sangre después de una comida, de acuerdo al artículo Legume Comsuption and Cardiometabolic Health. Prueba a comerlos en una quesadilla.
  4. Yogur griego: no sólo es bajo en grasas, también contiene probióticos que ayudan a eliminar las bacterias nocivas del estómago, de acuerdo a USprobiotics.org Añádele frutos secos para enriquecerlo.
  5. Cítricos: ricos en vitamina C, que ayudan a promover la producción de glóbulos blancos que se convierten en aliados del sistema inmunológico para luchar cuando se presentan infecciones, según informes del artículo The effect of vitamin C (ascorbic acid) in the treatment of patients with cáncer: A systematic review. Elige entre toronjas, naranjas y mandarinas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *