3 TIPS PARA REPARAR UN ROSTRO ESTRESADO

3 tips para reparar un rostro estresado 

Reparar un rostro estresado

Cuando hay estrés en tu vida, no sólo se refleja en tu estado de ánimo y tu salud, la dermis también se ve afectada. Estudios han comprobado una conexión entre el aumento de cortisol, que se genera ante largos períodos de estrés, lo cual suele decrecer el sistema inmunológico y producir brotes de acné, eczema e incluso rosácea. 

Efectos adversos en la piel 

Este proceso de estrés no sólo se manifiesta con palpitaciones, dolores de cabeza o molestias estomacales, también ocasiona afectaciones en el cutis: 

  • El exceso de cortisol ataca al ácido hialurónico y daña el ADN celular, como resultado se presentará resequedad, en algunas zonas del rostro y producirá un aspecto apagado, pues se ralentiza el proceso de renovación celular. 
  • Al decrecer la circulación sanguínea no llegan los nutrientes necesarios a la dermis y la barrera hidrolipídica, por lo que el cutis se deshidrata fácilmente ante los cambios de temperatura y la contaminación. 
  • Los niveles de cortisol, que se elevan considerablemente cuando te sientes ansiosa, también generan altos picos de azúcar en la sangre, que dañan las fibras de colágeno y elastina, por lo que se marcan las arrugas. 
  • Se genera adrenalina ante los episodios de estrés, que produce desajustes hormonales y provocan comezón e irritación, e incluso excesiva producción de grasa. 

Al rescate 

La buena noticia es que el estrés, no es permanente y tomar algunas medidas puede devolverle la lozanía a tu tez nuevamente: 

1. Prepara una mascarilla de arándanos: que son ricos en antioxidantes y de acuerdo con un estudio realizado por la Universidad de Lund en Suecia, protege de la inflamación. Incluso cuando se mezcla con yogur y se comen, ofrece una gran dotación de probióticos a la microbiota y fortalecen las defensas en el organismo. Mezcla un puñado de arándanos con dos cucharadas de leche y añade una cucharadita de agua de hamamelis. Esparce la mascarilla con suaves movimientos circulares y retira después de cinco minutos con agua tibia, desaparecerás la resequedad. 

Al rescate 1

2. Limpieza a fondo: sólo tienes que poner a hervir agua en un recipiente, añadir una cucharada de aceite de oliva y unas gotas de aceite esencial de árbol de té. Acerca tu rostro perfectamente limpio al vapor, cuidando de no quemarte, para que purifique tus poros. Rocía después de cinco minutos con agua fría la tez.

Al rescate 2

3. Duerme lo suficiente: al menos siete horas lograrán optimizar los sistemas de reparación nocturna, por lo que al despertar tendrás una apariencia radiante.

Al rescate 3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *